Hablamos de bullying cuando un niñ@ está sufriendo un acoso por parte de uno o varios compañeros en su centro escolar.

Los agresores suelen tener un perfil impulsivo, de baja tolerancia a la frustración, con dificultad para cumplir normas, afán de protagonismo, provienen de entornos familiares hostiles con escasa educación emocional. Suelen ser populares y la conducta se ve reforzada por el beneplácito de los demás. Reírse o humillar a otros es una forma de proyectar «la vulnerabilidad» que no toleran en si mismos. 

Los acosados suelen tener problemas de autoestima, dificultades en la relación social, se muestran ansiosos e inseguros y no son capaces de defenderse. Suelen venir de familias con tendencia a la sobreprotección y presentan alguna característica física o psicológica, poco común, que los hace especialmente vulnerables a las burlas de los demás…

En muchos casos los niñ@s victimas de acoso escolar no comunican el abuso a los adultos por miedo o por vergüenza, por eso los padres tienen que estar muy atentos a posibles indicadores: ansiedad ante el colegio, pesadillas, dolor de cabeza o estomago frecuentes, aislamiento social, falta de apetito, tristeza, etc…

La mejor manera de combatir «el acoso escolar» (en las dos direcciones) es educar a nuestros hijos en la empatía, solidaridad y el respeto a las diferencias para que no se vuelvan los hostigadores de otros niñ@s, y en la capacidad de auto-afirmación y auto-defensa para saber responder en caso de ser las víctimas.

Tanto padres como profesores deben instruir a los niñ@s para que no secunden «las burlas» que los acosadores hacen a sus victimas, ya que de esta forma es más fácil eliminar estas conductas al no quedar reforzadas por la «complicidad» de los demás…

En caso de sospecha no dudes en llevar a tu hij@ a un piscólogo clínico que pueda analizar más profundamente la situación y tu caso particular. En Psicólogos Móstoles Constitucion te ayudamos, nuestra amplia experiencia nos avala.

Bullying: El acoso escolar
Etiquetado en: